miércoles, 19 de enero de 2011

7 grandes peliculas sobre el ballet y los bailarines

       Ahora que el ballet y la danza en general se han puesto de moda en los cines, me ha parecido un buen momento para recordar las películas que mejor han retratado a los bailarines y a su obsesiva, apasionada y maravillosa forma de vida.

Paso decisivo (Turning Point) - 1977

       Posiblemente la mejor película que se ha rodado sobre la vida de los bailarines. Dirigida por Herbert Ross, un gran apasionado de la danza, trata sobre ese momento decisivo en la vida de todo bailarín.
       Dos antiguas compañeras de baile se reencuentran pasados los años para admitir que ambas se han estado envidiando mutuamente la vida todo ese tiempo. Una (Shirley MacLaine) dejó de bailar por su embarazo, formó una familia y se dedicó a la enseñanza; la otra (Anne Bancroft) siguió bailando y se convirtió en una admirada, adinerada y solitaria estrella. Ambas se reconocen en las ilusiones de juventud de la hija de la primera, una preciosa bailarina (Leslie Browne) con el futuro en sus manos.
       La película para mí es perfecta en todos los sentidos: buen guión, perfectamente interpretada, bien dirigida, la danza muy bien filmada. Siendo exigente lo único poco creíble es Anne Bancroft en su papel de una bailarina en activo, pero admito que es un detalle sin importancia. Por descontado me refiero a su postura y a sus movimientos y no a su interpretación. Los bailarines son todos integrantes del American Ballet Theatre, de una calidad indiscutible. Destacando con un importante papel secundario Mikhail Baryshnikov, que encandila con su encanto y su naturalidad ante la cámara. Este fue su muy premiado estreno en la interpretación, con la que nos ha dado varias alegrías tanto en el cine como en el teatro.


Empieza el espectáculo (All that Jazz) -1979

       Una soberbia película en la que el director/coreógrafo Bob Fosse nos cuenta sobre su propia vida a través de la de Joe Gideon (Roy Scheider). Mágnifica banda sonora, deliciosa, sensual, irónica coreografía, Roy Scheider está grande, así como el resto de actores y bailarines: un 10. No es sólo una gran película de danza o un gran musical, es una de las mejores películas que hay, una cita obligada para cinéfilos.


Fama (Fame) - 1980

       Es tan conocida que sobran los comentarios. Hace poco se hizo un remake que no le llega a la suela del zapato a la original de Alan Parker.
       La banda sonora marcó una época, sobretodo la canción que da título al film. Todos nos encariñamos de Leroy, de Coco y de Bruno en sus interminables esfuerzos para convertirse en grandes artistas. A todos nos maravilló esa escuela a la que secretamente deseábamos asistir para recibir las enseñanzas del entrañable profesor Shorofsky, la guía casi materna de la señorita Sherwood e incluso las reprimendas de la implacable señorita Berg.


Nijinsky - 1980

       "No fui yo, fue el fauno" dice Vaslav dando las primeras muestras de su enfermedad mental.
       Otra fantástica película sobre danza del danzadicto Herbert Ross. El ascenso y la caída del genial Nijinsky (George de la Peña), uno de los primeros bailarines estrella, menos conocido como coreógrafo, aunque se le puede considerar uno de los primeros creadores modernos. A través de su historia conocemos la de los Ballets Russes, la genial compañía de Sergei Diaghilev (Alan Bates), con quien mantuvo una relación destructiva.
       Perfectamente ambientada en los primeros años de 1900, retrata la lucha de egos de unos personajes fascinantes en un ambiente libre, de constante creación, en contacto con genios como Stravinsky, Petipa, Debussy o Picasso.


Los unos y los otros (Les uns et les autres) - 1980

       Esta preciosa película de Claude Lelouch relata la historia de tres generaciones de músicos y bailarines de Rusia, Alemania, Francia y EEUU desde la II Guerra Mundial hasta 1980.
       Emotiva y trágica sin caer en el sentimentalismo. De una gran belleza, especialmente en las escenas musicales y de danza.
       Impresionante la escena final con el Bolero de Ravel coreografiado por Maurice Béjart e interpretado por el fascinante e histriónico Jorge Donn a los pies de la Torre Eiffel, mientras se va haciendo un recorrido por los personajes cuyas vidas ha relatado la película, como testigos del espectáculo de uno u otro modo.




Noches de sol (White Nights) - 1985

       El mejor Baryshnikov como actor y como bailarín. Taylor Hackford nos relata la historia de una estrella del ballet huída de la URSS que a causa de un accidente de avión se ve forzada a entrar de nuevo en territorio soviético. Un papel con el que Misha se tuvo que sentir muy identificado ya que él mismo desertó de Rusia en una gira por Canadá, para establecerse más tarde en EEUU y desarrollarse como uno de los mejores bailarines de todos los tiempos.
       Fantástico Gregory Hines en el papel de un estadounidense que deserta en sentido contrario y al que asignan como "niñera" del bailarín.
       La escena inicial de la película es una de las mejores y mejor filmadas coreografías nunca vistas en cine: "El joven y la muerte" de Roland Petit. Precisamente el coreógrafo que invitó a Baryshnikov a bailar a Toronto, donde pudo pedir asilo político.


Billy Elliot - 2000

     Un niño hijo, hermano y nieto de mineros, en una ciudad deprimida por el paro, en una sociedad machista y tradicional quiere aprender ballet. ¿Es una locura? No, de hecho está basada en la vida del bailarín del Royal Ballet Philip Marsden.

       En esta preciosa película de Stephen Daldry se describe de maravilla cómo la ilusión por aprender, por ser quien quieres ser, es capaz de romper cualquier barrera. No hace falta que te guste el baile para que disfrutes con esta inspiradora historia, basta que hayas tenido un sueño para sentirte identificado con el pequeño Billy, interpretado con gran naturalidad y carisma por un jovencísimo Jamie Bell.

        Perfecta la elección de la única coreografía interpretada por bailarines profesionales, en la que un ya mayor y formado Billy Elliot interpreta al cisne principal de "El Lago de los Cisnes de Mathew Bourne", una fantástica versión del archiconocido ballet clásico en el que los cisnes son interpretados por hombres y el príncipe lucha contra el mundo y consigo mismo intentando aceptarse tal y como es y superar el control de su madre la reina, una mujer castradora y dominante.

5 comentarios:

  1. ¡Gracias Dinobat!
    Tu comentario es el primero en el blog y me ha hecho mucha ilusión.

    ResponderEliminar
  2. Magnifica elección de películas, estan entre mis preferidas, además de cisne negro aunque sin duda prefiero estas más antiguas, nose las veo más reales más cercanas
    un saludo :)

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por el blog, está escrito con una gran sensibilidad y sin duda lo tendré como referente para mi lista de películas de música y danza que me faltan por ver.
    Por cierto, has visto la película de Pina Bausch? Cuál es tu opinión?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tengo que ver todas esas pelis!!!!
    También hay otra película de ballet: Cisne Negro, y os animo a todos a verla!!! Es preciosa!!!

    ResponderEliminar